Colores

_OSC7885

Acostumbrados a tanta noticia en blanco y negro, y si llevan algún es el rojo, es agradable encontrar tanta felicidad concentrada

Anuncios

Felicidad

_OSC6943

Se nos insiste a los profesores que las clases deben ser amenas y divertidas. Enseñar de forma divertida, los chicos aprenden y se divierten…, ¡venga!…, Me sincero, llegan las vacaciones y las clases se acaban.

Se mezclan sentimientos, la sinceridad se impone, y los niños no disimulan, las clases se acaban, y a los profes nos queda un poso de no saber si se alegran por las fiestas o por perdernos de vista. Todos hemos sido niños, y no debemos llevarnos a engaño, la vida cambia sus formas, pero los sentimientos son los mismos

No os preocupéis, los que hasta aquí llegáis en la lectura, que sepáis que todos quedamos contentos

Lixus

Lixus

Fenicia, cartaginense, musulmana y abandonada…, triste sucesión que conduce al desastre

Ruinas principalmente romanas que actualmente sufren un semiabandono, y que tan solo  gracias a guardas que casi de forma altruista. El guía nos indica que lleva meses sin cobrar y su sueldo queda a lo que los turistas consideremos que merece la visita guiada. Mientras los guardas están en las excavaciones las ruinas pueden ser vigiladas, pero son muchas las horas que quedan expensas de vándalos que pueden saquear o destrozar.

De las 62 hectáreas de Lixus tan solo el 10% está excavado, si bien tal y como se encuentra actualmente me preocupa que nuevos trabajos arqueológicos dejen al descubierto los valores que sin duda se encuentran en sus extrañas.

Mirtos, lentiscos, acebuches, algarrobos…, un semibosque muy tupido de matorral aloja a un sinfín de especies que encuentran refugio en las laderas del Lixus

Sobre tortugas y emperadores

_OSC6296 _OSC6321

La tranquilidad con la que se mueven las tortugas en este Colegio contrasta con la algarabía de los niños que no se inmutan, acostumbradas a ellos.

Septiembre y gran parte de Octubre han sido meses de topetazos de caparazones y ahora los pequeños machos se les ve montados sobre las enormes hembras, todo esto ajenos al personal que merodeamos por este espacio.

En su quehaceres transcurren tranquilas y ajenas a todos los que les rodeamos, por más alta alcurnia que se deje caer por acá, con lo que si son de buen comer no les influyen emperadores, y aunque sea pan y cebolla, las prefieren a los melindres y respetos. Muchas veces nos vemos forzados a comer y beber poco y despacio, limpiarnos a menudo, no estornudar ni toser, ni otras cosas que la soledad y la libertad nos permite. Todo esto se me viene a la cabeza cuando las contemplo pues la semana que viene, si nadie lo remedia, me veré en mesa con Cónsul, no por mi persona si no obligado por cargo, y a buen seguro me sentiría más cómodo en otros convites

Ardeola ralloides

Gracilla Cangrejera en el Oude Loukos

Gracilla Cangrejera en el Oude Loukos

Por seguir con el Oued Loukos dejo esta fotografía tomada por Manuela a menos de 50 metros desde el techo de nuestro coche.

Este lugar me hace pensar en los relatos de Jose Antonio Valverde buscando colonias de ardeidos por este río en los 50, relatos que he leído unos días antes de venir en los libros que Jacobo me ha dejado