Sobre lo sucedido en lo que fue el molino de Porras

_OSC4252 _OSC4267 _OSC4294

Llegando a la zona que fue el molino de Porras, ahora embarcadero de Alqueva en Villanueva del Fresno, me acaeció extraño suceso, pues al final del camino un motero con indumentaria incluida de aventurero, me llamo al bajarme del coche, diciendo que si veía un extraño animal que mansamente no se asustaba.

 

Yo al principio no lo veía, y él me insistía, llegando a decirme que si de un lince se trataba. Al verlo exclame ¡Coño, una gineta!

 

Nos quedamos los dos extrañados, explicando a mi compañero que era animal harto extraño de encontrar vivo, menos de día y dejándose contemplar a placer. Le indique que lo más normal es verlo atropellado en las carreteras, que su régimen es nocturno y que parece ser que con los árabes llego, aunque en esto andan en disputas.

 

No sé si aburrido por mi verborrea, o apretado por la gusa, el motero se despidió y se marchó. Yo quedé solo y seguí sorprendido, y en dilema, pues el extraño comportamiento de la gineta era más bien por haber tomado algo intoxicado, y esperando ver si se recuperaba la seguía a distancia, aunque era fácil de perderla de vista cuando en el jaral se metía, como así sucedió.

 

Pero al ir a hacer unas fotos de la sorprendente erosión que el oleaje del Alqueva está haciendo en los suelos poco consolidados y con pendiente de las murallas de Cuncos,  y alrededores, me sorprendió de nuevo la amiga, y subió a una encina que a la orilla quedaba, aunque muchas de ellas ya hayan sido taladas en un proceder de “limpieza de orillas, que desprotege los lugares más alejados y no inundados, al hacerlos más accesibles

 

Me ofrecía una imagen curiosa, resguardecida en un agujero que le ofrecía la encina muerta, rodeada por la inmensidad del Alqueva, mostrándome lo indefensa que estaba.

 

Al volver con otro objetivo del coche, ya no le vi…, decidí no comer el jamón que llevaba, pasándome al pan y a la fruta (mis reservas me lo permiten), se lo dejé, en la confianza que le sanase y despertase, para poder seguir ofreciéndonos algo de naturaleza

Al marcharme dela zona recordé lo que también me sucedió hace años con un zorro en la misma zona, y me pregunté si no seguirá estando el señor Porras por la zona siendo el responsable de todo esto, Porras fue un personaje único, que no tuve la suerte más que hablar con él un par de veces, pero que jamás lo olvidaré

 

Anuncios

Pequeñas y discretas sorpresas en roquedos

_OSC4366

El Candil (Aristolochia baetica) se extienden  por la toda zona meridional de la península, siendo una especie eminentemente africana. Se presenta en setos y roquedos en los que escasea el suelo. Especie que florece con las lluvias de otoño prolongándose su floración durante todo el invierno

 

Sus raíces parecen que son útiles como febrífuga y emenagoga

 

 

 

 

 

Espejos rotos

_OSC4378

Son muchos los motivos que me han retraído en mis visitas a los campos comunales de Villanueva del Fresno, que de nada le ha servido ser Zepa para que sus valores solo sean un pálido reflejo de lo que fueron, si bien es norma que preside la gestión del patrimonio ambiental,  en concreto en Extremadura que se dilapida, y es un principio que en España está generalizado.

 

Asomada a un agujero de una de las encinas muertas, ahogadas por el embalse de Alqueva, monstruo innecesario y especulativo que se nos quiere vender como bien ambiental y modelo de desarrollo para una zona deprimida, esta Gineta nos muestra asustada lo poco que le queda de su espacio vital

 

Si como mirásemos esta fotografía como si un espejo se tratase sería un espejo de disparates cometidos mostrándonos esperpentos provocados por la codicia e insentaez