Secuencia

Volando pistea en donde poder posarse, para una vez colocado poder echar un trago. Son secuencias de un atardecer en cualquiera de nuestros ríos, en donde estas y otras garcillas menudean, siendo parte de nuestras vidas, aunque nos seamos conscientes.

Hoy se repetirá la misma secuencia, y nosotros también seremos parte de ella, hay engranajes que desconocemos, pero la maquinaria del planeta nos necesita, igual que los necesitamos aunque los desconozcamos, e incluso los ignoremos

Anuncios

Agua de lágrimas

Agua pestilente, junto al ineficiente desagüe de aguas residuales de Badajoz, lugar sorprendente por la acumulación de vida peligrosamente sostenida sobre el filo de la navaja de aguas envenenadas. Salen espumarajos y todo tipo de desperdicio que manifiestan a gritos la sorprendente interpretación de las leyes, pasándosela por el arco de triunfo, que de haberse cumplido debería haber hecho esta agua apta para el baño, pero no es Badajoz la excepción, tristemente es la generalizada normalidad, que llevó, allá por 2005, a la entonces Ministra de Medio Ambiente (Cristina Narbona) a reconocer que no era posible cumplir con la Directiva de Agua de la UE, exigencia que nos hubiese acercado a Europa. Ahora son otras exigencias que acallan normativas de sensatez, la mayoría incumplidas, ahora se simplifican trámites ambientales o se legalizan ilegalidades urbanísticas, al amparo de la llamada crisis, cuando en realidad a sido que ha reventado tanta inoperancia y corrupción.

Enfilar

Finalmente nos enfilan a un rescate de los que nos han llevado al lamentable estado en el que nos encontramos y que pagaremos todos. Siguen mintiéndonos y ocultando la realidad, y son los mismos que nos piden nueva confianza. Nuevos recortes y sacrificios se nos avecinan, es lo único cierto, para salvar la empresa de especuladores que sin alguna responsabilidad han llevado sus riendas, y se van de rosita a retiros privilegiados con millonarias pensiones.

 

No me extraña que la Garcilla muestre un semblante serio y enojado, harta de tanta mentira y engaño, pues tontos no somos, aunque andemos cada uno por nuestro lado, bajo el paraguas de salvase el que pueda y que a mi no me toque. Es la base en la que se asienta el principio de actuación de los que nos gobiernan, aunque todo tiene un tope, desconocido y con reacción imprevisible, como bien nos lo dice la Historia, de la que debemos aprender, para no repetir los errores, pues patético me resulta que nuestro jefe de Estado se vaya a pegar voces al desierto, de cara a las cámaras para redimir sus pecados.

 

 

 

Pedir

Hombre, pedir lo que se dice pedir, se puede pedir de todo, pero si se tratase de pedir algo para todos, se trataría de pedir sensatez, y a quien pedirla, pues a la Humanidad, pero esto es pedir peras al olmo.

 

Pero claro que esta señora, la tal Humanidad, es señora tan bella y menesterosa como inexistente, y el don que demando se pierde mientras languidece su existencia, pues por todos es sabido que no se trata de ninguna diosa o cualquier otro ser fantasioso, todos formamos parte de ella, somos eslabones esenciales de su existencia, que nos desentendemos unos de otros llevándola a su muerte, y con la suya la de cada uno de nosotros

 

Streptopelia decaocto

Streptopelia decaocto

Atortolado me hallo oyendo estos días que los profes que no se encuentren bien en el centro que se vayan, como si de un cortijo se tratase y demostrando quien es el que cabe, y que el que no esté en la foto, no es que no salga sino que se vaya. Frase propia de otros tiempos y que deja al buen entendedor la verdadera filosofía de algunos que de vez en cuando mu estra su verdadera faceta, normalmente oculta tras una careta de tolerancia, respeto y diálogo.

La transparencia y eficiencia disiparía muchos de los males de muchos centros de trabajo, pero a la vez quedaría en evidencia el colegeo y amiguismo como modo de proceder, que solo se asienta en carne fresca, o untada o que simplemente pronto sucumbe a tanta lucha y despropósito. aunque queda un profundo malestar que empapa y pudre el lugar, algo huele mal en …

Me olvido de la “curiosa” propuesta de que se suspenda o se apruebe más alumnado para que salgan unos grupos, olvidando currículos aprobados, aunque por desgracia no me sorprende este curioso proceder pedagógico, deja un profundo malestar en mí.