Passer hispaniolensis

Passer hispaniolensis

Libre modificación fonética ¡Pa ser hispano!

Nos señalan que la transparencia es necesaria cuando se trata de efectividad e imprescindible confianza. Una capacidad de evaluación de la gestión aumenta la primera y redunda en las segundas, a la vez que muestra el grado de consecución de objetivos y compromisos con los ciudadanos

Valores que son simples, en un mundo complejo. ¿Por qué no se aplica pues? Sencillamente porque la base de todo tipo de gobernante, el próximo y el lejano, se asienta en otros principios que solo le permiten seguir en su puesto dominante su opacidad de gestión

 

Anuncios

Streptopelia turtur

A orillas del Hinojales, aprovechando el vado de un camino que hace de sus orillas un espacio despejado de tifas, cañas y otras vegetaciones de ribera, se concentra un sin fin de todo tipo de fauna, que acude a este baño público, compartiendo en orden su derecho al trago que apaga la fatiga que produce las largas tardes calurosas en estos llanos.

Sorben, sin perder la atención de lo que le pueda venir, pues los tragos pueden ser de tormento.

Muchas aves se dan un baño, chapoteando y embebiendo las plumas, cuyo cuidado exige la atención debida

Me viene a la cabeza que si los tragos son de vino, estos deben ser mesurados, pues la demasía en estos caldos ni guarda secreto ni cumple palabra. Las melindres que exige la corbata me atora, prefiero el comer y beber en mi rincón, permitiéndome libertades que el protocolo no entiende. Prefiero tocino que salmón, si éste se me sirve en mesa de emperador. No entiendo el preferir comer en restaurantes en los que suponemos lo que se nos pone, si nos es posible la mesa en casa.

Nerviosamente acude la tórtola a echar un trago, me mira con sus ojos crema, del color de sus plumas, pienso en lo fácil que se lo ponen a los cazadores que ceban linderos o acuden a bebederos, en los que a tiro de piedra se les pone, por más descubiertos que estén, ya no digamos si en media veda, se trata de torpes y confiados volantones.

Tengo la cabeza llena de leyes, decretos, ordenes y otras normas, que espero que dentro de un vez vomite, y este año consiga recompesa de tanto esfuerzo, que sin la ayuda de Manuela me sería imposible, y que muchas veces pienso que si mi esfuerzos son penosos, no menos los son los de Manuela que padece mis vaivenes de humor.

Sobre la denominación científica de esta especie

Regalos

Los llamativos colores de los abejarucos, por más que se hayan visto, no dejan de sorprenderme, y en estos días en el que se nos ha instalado un calor africano, estas aves despliegan sus amores, obsequiando los machos a las hembras presentes que les garanticen una buena descendencia.

Cariños y mimos, posados sobre un mojón que nos indican por donde trascurrió la historia, la cultura y el buen sentido, me refiero a la trashumancia. Son tiempos en los que Bruselas se dirime la nueva PAC, y nuestros miopes e ineficaces gestores, no son capaces de olvidar las imaginarias fronteras autonomícas y sacar adelante una PAC-verde, en la que Extremadura tiene aún mucho que ganar, al tener todavía grandes superficie en extensivo.

La negociación de la nueva PAC debe ser capaz de contemplar la trashumancia como un elemento modélico de gestión, en el que la biodiversidad encuentra un gran refugio

Nazareno

Especie nitrófila, por lo que pertenece al grupo de las mal denominadas “malas hierbas”, adaptada a suelos ácidos y básicos, proliferando fácilmente. Natural de Asia y Europa central, habiéndose extendido por todo el mundo acompañando a los cultivos cerealistas, con la revolución neolítica.

Es vistosa, por su forma y color, destacando entre el resto de plantas de nuestros campos, con unos pequeños bulbos parecidos a los de la cebolla, que le permiten adaptarse a las sequías que acompañan al clima mediterráneo.

Precisamente, de sus bulbos comestibles, nos dice Dioscórides:  “Es conocido por todos el que se consume. El de color fuego, que se trae de Libia, sienta bien al estómago; pero mejor sienta el amargo y que tiene aspecto de cebolla albarrana. Todos son acres y caloríferos, incitan al acto sexual, ponen áspera la lengua y las anginas, son muy nutritivos y engordan, provocan gases. Son eficaces en cataplasma, solos o con miel, para las dislocaciones, fracturas, espinas, dolores articulares, gota; también lo son en inflamaciones hidrópicas y mordeduras de perro; en cataplasma con miel y pimienta molida, contienen los sudores y hacen cesar los dolores de estómago; son detersivos de caspas y descamaciones con natrón tostado. Limpian las contusiones oculares y los acnés, solos o con yema de huevo; las pecas, con ojimiel; con harina de cebada, para las contusiones de oídos y uñas. Suprimen tumoraciones en forma de higo si se tuestan en cenizas calientes y con cabezas de peces mena quemadas; si se queman y se mezclan con falsa esponja limpian las efélides y las cicatrices negras, en ungüento aplicado al sol. Cocidos con vinagre y comidos, son eficaces para roturas. Hay que precaverse de la cantidad que se ingiere por afectar a los nervios. Cocido con harina de cebada y grasa de ganso suprime la supuración de los furúnculos y los elimina” (Antonio López Eire. Dioscórides interactivo. Universidad de Salamanca)

Hipocístide

Al pie de diferentes especies de jaras, podemos encontrar hipocístides, parásitas de éstas, que le chupan la savia de sus raíces, medrando a sus expensas.

Con interpretación de Laguna, de ella nos cuenta Dioscórides que restriñe y deseca los flujos cilíacos y disentéricos, “reprimiendo la sangre del pecho y la demasiada purgación mujeril

Varias especies con biogeografía mediterránea, la de la fotografía (Cytinus hypocistis) ha sido vista en la Dehesa “Prado del Rey” entre Bancarrota y Jerez de los Caballeros (6/V/2012), con extensos alcornocales y encinares peligrosamente envejecidos.

Sobre esta zona, existe una carta, de D. Martínez Martínez a F.Fita el 26 de noviembre 1897, sobre unos hallazgos romanos y visigodos por esta y otras zonas cercanas, en la carta se cuenta que unos labriegos encontraron una urna de barro que creyéndola llena de dineros la rompieron, y dentro encontraron otra más pequeña, que también rompieron movidos por la codicia. Dentro de la tierra que contenía, solo había un pendiente de oro de buena ley y una piedrecita en forma de lenteja que tiene un taladro en el centro, y que sin duda era un amuleto que pendía del cuello del cadáver cuando se hizo su cremación.

Emplumados

Junto a un avenal cercano a Ouguela se nos levantan nubes de gorriones que sin duda van a arruinar la cosecha del dueño del lugar.

 

Ruidosa y pesadamente, la nube de pluma oculta el sol, y se vuelve a dejar pesadamente.

 

Los desequilibrios ecológicos, casi todos de origen antrópico, son de desastrosas consecuencias, normalmente la fortuna, mal repartida, solo es posible bajo el egoísmo que define la característica humana, y mientras que a ti no te toque, solo asistes como espectador a como los bienes del vecino son devorados por pájaros, insectos, o cualquier otro eslabón de una cadena que trata de romperse, mucha veces a cañonazos, como me han contado los de Libre Producción que hace el gobierno gallego con la plaga del gorgojo que asola sus eucaliptales, fumigando a golpe de muñeira.

 

Monocultivos, intensificación, eliminación de linderos, simplificación máxima del paisaje germen de plagas de todo tipo amén de acumulación en la red trófica de un sin fin de productos químicos que, a buen seguro, no son eliminados, sazonando mucho de nuestros alimentos, descorcentando a médicos en sorprendentes y cada vez más frecuentes raros diagnósticos.

 

Miles de plumas, suenan sobre el cereal, pesadamente, como si fuese un único organismo un bando compacto de gorriones se deja de nuevo caer, doblando las espigas, mientras sorprendentes birdwatching encontramos en unos pocos metros más gorriones que en toda centro Europa, pero la fortuna, la mala, no se ha fijado en nosotros y esta vez nos toca ser observadores, con lo que volvemos a poner el coche en marcha y seguimos nuestro viaje.